Síguenos en:

Actividades en residencias de la tercera edad

Publicado en Ejercicios tercera edad, Residencia de mayores, Tercera edad el 13 abril, 2021

Practicar un envejecimiento activo basado en el bienestar y en el disfrute es uno de los objetivos que se plantean las actividades que se desarrollan en las residencias de la tercera edad.

Llegados a una edad, más si cabe, los mayores deben seguir relacionándose socialmente, hacer lo que les gusta y participar en actividades que les agraden y les hacen sentir bien. Esto les ayudará a estar distraídos, a romper la monotonía diaria y a mejorar diversos aspectos de la vida cotidiana (movilidad, relaciones sociales, autoestima…).

A menudo se asocia a las personas mayores con el colectivo aburrido o falto de diversión. Sin duda, es otro ejemplo más de algunos estereotipos erróneos que se les atribuye, puesto que es cuando más tiempo libre tienen y quieren seguir disfrutándolo al máximo. Solo es cuestión de plantearles actividades placenteras y los resultados vendrán poco después.

Actividades en residencias de la tercera edad

Actividades en residencias de la tercera edad: programa y tipos

Muchos centros de la tercera edad (residencias de mayores, centros de día…) incorporan a sus servicios una extensa programación de actividades que se desarrollan durante todo el año. Normalmente son actividades con fines terapéuticos, lúdicos y regenerativos que se diseñan adaptándose a las necesidades de cada persona/usuario.

Cuando las personas ingresan en un centro geriátrico o residencia o deciden que deben pasar parte de la jornada en un centro de día se enfrentan a muchos cambios a nivel físico, social y emocional. Por ello es muy importante que encuentren motivación, cariño, alegría y buenas expectativas en el que va a ser su nuevo hogar o centro de recuperación.



Listado de actividades en residencias de la tercera edad destacables

  • Actividades para el mantenimiento de las capacidades funcionales y cognitivas

    A menudo se trata de actividades que se realizan en horario matutino o vespertino, como puede ser talleres de estimulación cognitiva, de memoria, psicomotricidad, fisioterapia y rehabilitación… y, para ello, cuentan con zonas seguras y habilitadas para su desarrollo: coordinación de movimiento, flexibilidad, equilibrio, resistencia cardiovascular, entre otros.



  • Actividades físicas
    Mantenerse en forma y ejercitado es importante a cualquier edad, para evitar el sedentarismo y contribuir a llevar un estilo de vida activo. Además de caminar por las instalaciones y jardines del centro, en las salas habilitadas como gimnasio disponen de equipos con mecanismos fáciles de usar para prevenir cualquier tipo de riesgo como lesiones o tensión en músculos y articulaciones, y estableciendo el grado de dificultad al que uno se quiere enfrentar. Por ejemplo, hay quienes se apuntan a la bicicleta estática o a la cinta para caminar, usan las barras, aros, pelotas o cintas elásticas para ejercitar los músculos.



  • Actividades de ocio

    Este tipo de talleres se articulan normalmente en dinámicas de grupo o actividades abiertas como pueden ser audiovisuales (visionado de cine, fotografía…), taller de dibujo y pintura para fomentar la creatividad, taller de radio, taller de cocina en familia, taller de costura, taller de lectura, con alguna tarea complementaria a presentar; juegos de mesa (cartas, dominó, parchís, bingo…), puzzles o rompecabezas, grupos de tertulia en los que estar acompañados y hacer nuevas amistades, incluso karaoke y bailes, por ejemplo coincidiendo con fechas destacadas a nivel nacional o local.
    A veces hay actividades programadas fuera del centro, como puede ser la asistencia al teatro, al cine o a una exposición. Y, cuando la meteorología lo permite, estar al aire libre es bueno para la salud de los mayores e incluso mejora mucho, por ejemplo, salir a pasear, sentarse en un parque o jugar a la petanca.

  • Actividades intergeneracionales

    Mediante los encuentros entre personas de diferentes edades, por ejemplo aquellos que realizan algunas asociaciones, redes vecinales, ONG’s y programas de voluntariado entre las personas mayores y los jóvenes se crean vínculos muy especiales, que contribuyen a paliar la soledad que a veces sufren muchos mayores y a un intercambio muy rico en aprendizaje y conocimiento, sobre todo es un ejercicio de empatía que beneficia muy positivamente a los que más nos necesitan.
    Estos programas, de los que hablamos en el artículo Programa de voluntariado en residencias de mayores están teniendo muy buena acogida en las residencias de mayores y se ofrecen también a personas que viven solas en su domicilio, a las que a veces, incluso, una llamada telefónica se presenta como la mejor ocasión de pasar el rato acompañado.

Por tanto, no olvidemos que hacer que las personas mayores se sientan más felices e integrados en los centros y residencias es tarea de todos los profesionales que conforman los centros y que se han formado adecuadamente para ello. Es posible llevar a cabo un sinfín de actividades variadas y enriquecedoras que estimulen la memoria y el bienestar físico y psicológico de todos los residentes. ¿O acaso no todos queremos pasarlo lo mejor posible?

Si estás buscando un buen centro de mayores, recuerda que las actividades son un motivo más a tener en cuenta y que puedes encontrar en el apartado de servicios habilitado, por ejemplo, en las fichas de los centros que forman parte del catálogo de Cuídemi

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros