Síguenos en:

Alimentación saludable para personas de la tercera edad

Publicado en Tercera edad, Salud el 7 mayo, 2021

Fomentar una alimentación saludable para personas de la tercera edad es clave si queremos mantener una vida sana y de calidad. 

Esto se incrementa aún más si hablamos del colectivo de las personas mayores, porque el proceso de envejecimiento no solo hace que cambie nuestro exterior sino que también repercute en nuestro interior. Por tanto, debemos pensar en cómo tratamos a nuestro organismo, sobre todo llegados a una determinada edad.

Tanto si se trata de personas sanas como con patologías, una dieta pobre de vitaminas y nutrientes puede provocar un mayor riesgo de sufrir problemas de salud, empeoramiento de ciertas enfermedades, anemia, caídas o trastornos alimentarios.

Sin embargo, una alimentación variada, sana y equilibrada en personas de la tercera edad debe ir siempre acompañada de ejercicio diario moderado, para que las calorías ingeridas se equilibren a la práctica de la actividad física.

Alimentación saludable para personas de la tercera edad

Alimentación saludable para personas de la tercera edad: recomendaciones nutricionales básicas

Una gran responsabilidad en la alimentación de las personas mayores recae en los profesionales de la salud en las residencias para mayores, centros de día y servicios a domicilio, así como en empresas de catering y de comida a domicilio.

Especialmente es importante el papel que cumplen los nutricionistas, dietistas y auxiliares de los cuidados que velan por una correcta alimentación de los residentes de los centros de mayores, usuarios y consumidores, atendiendo a sus diferentes necesidades de alimentación.

  • Consumir frutas, verduras, legumbres y cereales en mayor cantidad, porque contienen un elevado índice de nutrientes como las vitaminas y fibras, esenciales para mantener la flora intestinal.
  • Consumir diariamente lácteos, yogur o queso, preferentemente descremados.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en omega-3, como el pescado, que aportan al organismo proteínas de excelente calidad.
  • Mantener una buena hidratación. Se recomienda beber una media de 2 litros de agua al día, preferiblemente fuera de las comidas para mantener una buena hidratación.
  • Evitar los fritos, porque pueden aumentar la presión arterial y el colesterol, así como limitar los alimentos ricos en grasas saturadas.
  • Limitar el consumo de dulces, que contiene una alta cantidad de azúcar, y evitar comidas saladas para prevenir la hipertensión, enfermedades vasculares y renales, entre otras.
  • Evitar el consumo de alcohol y el tabaco, perjudiciales para el organismo y la salud.

Estos consejos para llevar una dieta sana y equilibrada no sustituyen, en ningún caso, a las recomendaciones de tu médico.

Consejos para una alimentación sana en la edad adulta

Alimentación saludable para personas de la tercera edad: indicadores para mejorar la calidad de vida

Además de llevar a cabo una correcta alimentación, hay otros indicadores que potencian que desarrollemos hábitos de vida saludables y, por tanto, tendrán un impacto positivo en nuestra salud.

  • Mantener un ritmo de vida activo
    Es importante realizar actividad física moderada para no llevar una vida sedentaria y estar en forma, además de que ser bueno para el corazón, el sistema circulatorio y la salud y el bienestar, en general. Por tanto, es algo que debemos aplicar desde este momento a nuestro día a día.
  • Compartir más tiempo libre con familiares y amigos
    Una vida social satisfactoria reduce el estrés y mejora la autoestima. Realizar actividades placenteras y que nos hagan disfrutar de la compañía (o no) y del aquí y ahora: asistir al teatro, leer un libro, ver una serie, pasear, planear una escapada, visitar a un conocido… son actividades que pueden contribuir favorablemente a ello.
  • Mantener una higiene adecuada
    Cuidar la higiene personal de nuestro propio cuerpo así como del espacio en el que vivimos son síntomas de salud. Por eso es muy importante pensar que los lugares que habitamos nos deben proporcionar el mayor confort, seguridad y descanso.
  • Evitar automedicarse
    Los expertos recuerdan que todo medicamento tiene algún efecto adverso, y que automedicarse puede ser un riesgo para nosotros. Por ello es indispensable conocer previamente qué estamos consumiendo y si es bueno para nuestra salud.
  • Seguir los consejos de los expertos sanitarios
    La seguridad y prevención hoy día son importantes, no hay que olvidar llevar a cabo un lavado de manos frecuente, evitar tocarse los ojos, la boca y la nariz.

Seguro que todos seguimos pensando en esos propósitos que queremos llevar a cabo durante los próximos meses (ponernos a dieta, ir al gimnasio, practicar algún deporte…). Lo importante: cuidar y cuidarse para llevar una vida más sana y ser más felices.

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros