Síguenos en:

Animación sociocultural para la tercera edad

Publicado en Centros de mayores, Ejercicios tercera edad, Residencia de mayores, Tercera edad, Servicios asistenciales el 22 abril, 2021

Las actividades vinculadas a la animación sociocultural para la tercera edad permiten a las personas mayores que residen en centros de ancianos llevar un envejecimiento más activo y saludable, a la vez que promueven una mayor participación social y un mejor desarrollo físico y cognitivo.

El ocio y el tiempo libre en las personas mayores es de suma importancia en su proyecto vital y debe tenerse en cuenta también dentro de las actividades que organizan las residencias de mayores, para que sientan que esa vida social y cultural no se detiene.

El trabajo de los animadores socioculturales en las residencias geriátricas es esencial para acercarse a los mayores a través de diferentes dinámicas e iniciativas ajustados a sus necesidades y demandas, gracias a los múltiples beneficios en la evolución, autonomía y calidad de vida de este colectivo.

A través de estos estos profesionales sociosanitarios los centros organizan diferentes actividades que ayudan a los mayores a convivir y adaptarse mejor, fomentando un entorno más estimulante y enriquecedor que les proporcione un óptimo desarrollo físico y emocional. También se encargan de dinamizar diferentes proyectos de intervención social, corregir dinámicas y evitar conflictos si fuera necesario y evaluar los resultados en beneficio del bienestar de los residentes.

Animación sociocultural para la tercera edad

Animación sociocultural para la tercera edad: objetivos

Dentro de los principales objetivos del proyecto de animación sociocultural en un centro de mayores, podemos destacar:

  • Favorecer la convivencia entre los propios residentes y el equipo profesional del centro que cada día cuida de ellos
  • Establecer un clima de afecto y empatía entre los residentes y los profesionales
  • Motivar a la persona mayor y fomentar su participación e inclusión social
  • Potenciar la libre expresión, el conocimiento y aprendizaje constantes
  • Trabajar la actividad física y mental potenciando las habilidades individuales
  • Proponer actividades culturales y de ocio de calidad y disfrute
  • Mejorar la concentración y potenciar la memoria
  • Prevenir el aislamiento y evitar la inactividad física
  • Adaptarse a los cambios que trae consigo el ingreso a nuevo hogar
  • Transmitir una imagen positiva de la vejez, de un colectivo con ganas de pasarlo bien y divertirse, alejada de los estereotipos asociados a la tercera edad

Animación sociocultural para la tercera edad: programa de actividades

Las actividades tanto grupales como individuales que se desarrollan en los centros de mayores deben ser dinámicas, adaptadas, seguras y estimulantes, facilitando recursos que promuevan la participación, la colaboración y las relaciones interpersonales entre los usuarios de estos centros, atendiendo a sus diferentes necesidades e intereses.

  • Actividades formativas Muchos centros de mayores organizan talleres formativos con los que estar permanentemente actualizados, como pueden ser aprender a usar herramientas digitales con las que estar más conectados o comunicados con las familias, fomentar el interés por la lectura, el cine, la música o la radio, entre otras, o aprender -por qué no- un idioma. Mediante actividades más artísticas, por ejemplo, talleres de pintura, costura, cocina o dibujo, se ejercita el potencial creativo de los mayores, lo que favorece una mejor calidad de vida, autoestima y bienestar general.
  • Actividades culturales A todos nos gusta disfrutar de un buen plan cultural de vez en cuando que nos ayude a desconectar de la cotidianidad y a vivir experiencias nuevas y enriquecedoras. Son muchos los centros de mayores que no solo proponen estas actividades en sus instalaciones, como pueden ser exposiciones o charlas, sino que también apuestan por promover estas visitas culturales al exterior y cambiar ocasionalmente de contexto. Algunas de estas actividades, en colaboración con numerosas entidades e instituciones culturales de las ciudades o localidades, incluyen visitas guiadas a un museo, una obra de teatro, un concierto, un espectáculo de danza o un recital de poesía, entre muchas otras.
  • Actividades lúdicas Viajar no tiene por qué ser un impedimento, sobre todo cuando la fiesta o celebración se puede realizar sin necesidad de salir del propio centro. Coincidiendo con alguna fecha señalada en el calendario, los centros suelen celebrar algunas tradiciones y fiestas locales. A menudo se intenta simular la celebración de un evento decorando los espacios y reuniendo al mayor número de residentes y familiares que quieran divertirse, compartir sus intereses, bailar y participar en grupos de conversación. Los juegos de mesa, sobre todo aquellos que se pueden realizar en grupo (cartas, dominó, bingo, parchís…) se presentan como una buena forma de ocio y disfrute para los mayores, que les permite socializar y compartir un rato agradable con otros residentes. Otras actividades, aunque más solitarias, como hacer un puzzle, un sudoku, manualidades, crucigramas o juegos de memoria, que a algunos de ellos se puede acceder a través de aplicaciones móviles, contribuyen al desarrollo cognitivo y mantienen activo nuestro cerebro.
  • Actividades físicas El deporte y la psicomotricidad promueven el desarrollo cognitivo y mejoran la memoria. A pesar de que las personas mayores no estén en su plenitud física, hay numerosos juegos y actividades deportivas que les permiten mantenerse activos y en forma, que son agradables para ellos, como jugar a la petanca, nadar, lanzar aros o canastas, jugar a la pelota, caminar…
  • Actividades sociales Para evitar el aislamiento de los mayores o los casos de soledad, muchos centros organizan actividades y encuentros intergeneracionales, que fomentan la participación, el acompañamiento y generan vínculos afectivos y sociales muy beneficiosos para ambos. También se intenta involucrar a las familias en este proceso, fomentando talleres grupales, por ejemplo invitándoles a participar en cursos de cocina o celebraciones de cumpleaños, o creando espacios de convivencia en los que compartir momentos con mascotas (zooterapia) por sus efectos terapéuticos demostrados en las personas mayores. También existe otro tipo de actividades vinculadas a los avances tecnológicos, que hoy día nos permiten incluso viajar al extranjero sin movernos del lugar. Por ejemplo, podemos disfrutar de París y sus monumentos emblemáticos a vista de pájaro; o bien recorrer en bicicleta una localidad japonesa a través de la realidad virtual.

Claves de la animación sociocultural en las personas mayores

En resumen, la animación sociocultural tiene muchas posibilidades, solo hay que explotar bien los recursos a disposición y promover más iniciativas que sitúen en el centro de las actividades a sus verdaderos protagonistas: las personas mayores. Y, a pesar de lo que muchos opinan, son personas con muchas ganas de divertirse, de disfrutar de sus años maduros y de seguir descubriendo y aprendiendo cosas nuevas.

Con todas estas actividades de refuerzo y la labor fundamental que realizan los profesionales de la animación sociocultural, figuras clave en los centros geriátricos gracias a su función de dinamizadores y comunicadores con los residentes, se crean mayores vínculos sociales dentro de los centros. A su vez, las personas mayores que pasan sus días en una residencia se sienten más arropados, cuidados y queridos por una gran familia.

Consulta las actividades y servicios complementarios que incluyen las residencias de mayores accediendo a las fichas de los centros acreditados desde el portal Cuidemi.com.

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros