Síguenos en:

Beneficios de las relaciones intergeneracionales para el bienestar de las personas mayores

Publicado en Principios Cuídemi, Tercera edad el 22 marzo, 2021

Relaciones intergeneracionales

La importancia de avanzar hacia una sociedad más intergeneracional

Para avanzar entre todos hacia una sociedad más intergeneracional y abierta a todas las edades, más justa y participativa, tenemos que aprender a mirar la vida y todo lo que nos rodea a través de otros ojos y ser más empáticos con quienes más nos necesitan: las personas mayores y dependientes.

El enfoque intergeneracional es un recurso que cada vez se adopta más en contextos de atención sociosanitaria y educativa con el fin de concienciar a la sociedad y sensibilizar sobre un tema que nos preocupa, además de por los numerosos beneficios que reporta en el bienestar de las personas mayores.

Son muchos los centros educativos, servicios de atención a los mayores (residencias, centros de día, ayuda a domicilio), asociaciones de la tercera edad, ONG’s y servicios sociales de las comunidades autónomas que incorporan hoy día actividades “sin límite de edad” y diferentes programas y espacios de intercambio, voluntariado y acompañamiento entre generaciones, permitiendo que las personas mayores y los jóvenes o niños convivan, compartan momentos y aprendan juntos.

¿Qué entendemos por relaciones intergeneracionales?

Se trata de interacciones entre personas de diferentes edades que coinciden y se implican de forma mutua en una misma causa, etapa y momento de la vida.

Las relaciones intergeneracionales son muy positivas para el bienestar y la salud de los ciudadanos, ya que contribuyen a que se compartan habilidades, conocimiento y experiencias.

Estas nuevas “amistades” entre mayores y jóvenes fomentan cada vez más las relaciones sociales, la inclusión y un cambio de mirada en la sociedad. Además de ser una experiencia muy enriquecedora para ambos grupos generacionales, sentirse acompañados, escuchados y aprender de los que tienen más o menos edad potencia nuestra motivación, humor, felicidad y autoestima.

Hoy día la generación senior se ocupa de cuidar de los nietos, comparten mucho tiempo con ellos, más de lo que hacían sus abuelos cuando ellos eran pequeños. Los jóvenes -sus nietos- cuidan también del bienestar de sus padres y sus abuelos y tienen mayor implicación a la hora de ocuparse de ciertas tareas como ayudarles con las herramientas digitales, elegir los mejores productos y servicios y con garantías, darles a conocer nuevos hábitos, compartir momentos de ocio (dar un paseo, pescar, ir al cine o teatro…) o el acompañamiento que tanto desean, sobre todo en tiempos de pandemia.

Las personas jóvenes ven en la figura de los mayores a personas sabias, a las que acuden para sentirse escuchados y que les proporcionan tranquilidad, conocimiento, cariño y protección.

Voluntariado y acompañamiento

A su vez, las personas mayores se sienten bien entre la población más joven, incluso a veces mejor que con personas de su misma edad, y ven en estas generaciones nativas digitales una nueva forma de afrontar los problemas y el paso del tiempo, a la vez que son muchas veces sus mejores confidentes y amigos, compartiendo con ellos historias, cultura y sus preocupaciones e inquietudes diarias.

¿Qué beneficios tienen las relaciones intergeneracionales?

  • Ayudan a conciliar las diferencias entre distintas generaciones.
  • Conforman un gran arma de progreso, de apoyo social y solidario muy importante.
  • Construyen una cultura de respeto por la diversidad.
  • Nos hacen más empáticos y conscientes de las necesidades y retos que tenemos por delante como sociedad, solo por el hecho de compartir espacio y tiempo con personas de otras edades.
  • “Rejuvenecen” a las personas mayores, mejorando su autoestima, vitalidad y humor y “hacen madurar” a los más jóvenes, que les toman de referencia y ejemplo. 
  • Son de vital importancia para un mejor desarrollo personal, social y afectivo de las personas.
  • Disminuyen el sentido de soledad para muchas personas mayores, ya que pasan mayor tiempo ocupados y es una buena distracción y entretenimiento. Estamos viendo hoy día cómo se hace más fuerte este vínculo entre los propios vecinos a raíz de la pandemia.
  • Nos ayudan a cambiar la percepción que la sociedad tiene de las personas mayores, conociendo los temas que les preocupan y derribando estereotipos y actitudes edadistas que todavía siguen instaurados en la sociedad, como que los mayores son una población aburrida, triste y que ya no tienen nada que aportar.
  • Nos enseñan de forma continuada durante toda la vida. Sin duda, tenemos mucho que aprender de la generación senior, pero no hay que olvidar que cada generación tiene mucho que aportar al conjunto de la sociedad.
  • Aumentan las redes de contacto entre personas de diferentes edades que a su vez se sienten motivadas para seguir poniendo en valor más proyectos de estas características.

Envejecer, por tanto, en positivo y fomentar las relaciones personales con gente de diferentes edades tiene efectos muy gratificantes para toda la sociedad. De momento, debemos hacerlo con la debida distancia de seguridad, que poco a poco dará paso a los encuentros tal y como los conocíamos hasta ahora.

Aunque también podemos fomentar estas relaciones a través de videollamadas, llamadas telefónicas, fotos y vídeos, canciones, y mucho más. La amistad verdadera no entiende de distancias. 

¡Practiquemos las relaciones intergeneracionales!

Y tú, ¿cómo aportas tu granito de arena a esta causa?

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros