Día del Cuidador: la importancia de los cuidadores para las personas mayores y dependientes

Publicado en Principios, Servicios asistenciales el 5 noviembre, 2020

Con motivo del Día del Cuidador este 5 de noviembre, desde Cuídemi nos unimos al reconocimiento de los cuidadores y al de toda la profesión, ya sea en servicios de ayuda a domicilio como en residencias para la tercera edad. Sobre la importancia de su figura, cuyo trabajo y dedicación es fundamental para millones de familias y el conjunto de la sociedad, nos hablan Asier Elorza y Encarni Bonilla, responsables de En Cada Vida, empresa de Ayuda a Domicilio.

La importancia de la figura de los cuidadores profesionales

En Cada Vida, empresa de Ayuda a Domicilio, nace como respuesta a los problemas diarios que se generan en el seno de una familia a la hora de asistir a un mayor o dependiente. Cuidar a un familiar dependiente es muy duro. Cuando se presentan este tipo de situaciones se generan muchas dudas, como la de quién va llevar esta sobrecarga en el día a día.

Establecer fronteras entre las obligaciones, el querer dar los mejores cuidados y la falta de formación en los mismos, resulta abrumador. Ningún familiar debería someterse a esta sobrecarga de emociones cuando existen alternativas de asistencia en sus domicilios como las que nosotros facilitamos.

Cuidadores en En Cada Vida

Los cuidados domiciliarios son, sin duda, la alternativa más flexible y más eficiente, tanto en personas autónomas como aquellas con un alto grado de dependencia. 

Los cuidados comienzan con una selección de personal minuciosa y personalizada a cada caso, con modalidades de contratación que se ajustan a los horarios y las necesidades de cada familia. Todo ello acompañado de un seguimiento continuo y una mediación entre trabajador y familia del servicio prestado en el domicilio.

En Cada Vida entendemos que hay que cuidar de quien nos cuida. Es muy importante reconocer los signos de estrés de la persona que cuida a nuestros familiares para prevenir el agotamiento del cuidador. Es básico ser consciente de que un cuidador quemado no va a poder realizar su tarea en perfectas condiciones, por lo que velamos también por cuidar a quién cuida, una parte indispensable, con lo que tratamos de mantener el buen estado físico y mental del cuidador para garantizar la eficacia de su labor en el cuidado del mayor.

Por nuestra experiencia, sabemos que los familiares llegan a nosotros sintiéndose perdidos, vulnerables y estresados. Es importante que nos pongamos en su lugar y comprendamos que están pidiendo “ayuda”, porque quieren para sus mayores la mejor calidad de vida. Así se refleja en nuestro eslogan: mejoramos su calidad de vida”. Sin embargo, para las familias y usuarios, la calidad de vida no solo se define con variables como el nivel socioeconómico, la salud o los cuidados recibidos. Hay un aspecto que prevalece sobre todos estos factores tan importantes que es envejecer en casa, permaneciendo en el entorno social y familiar. Para una familia, encontrar un cuidador adecuado en quien confiar es de un gran valor y, por supuesto, poder conservar el vínculo social y familiar evita el desarraigo del entorno habitual.

Envejecer en casa no es sólo una tendencia que depende de distintos factores; es la alternativa preferida por el 80% de los mayores en España. La opinión de nuestros usuarios ratifica una realidad ya conocida por especialistas, médicos, psicólogos y cuidadores de ayuda a domicilio: “envejecer en casa es mucho más saludable a todos los niveles”. ¿Por qué?:

  • evita el desarraigo del entorno habitual,
  • mantiene un contacto más estrecho con familiares, amigos y conocidos,
  • ofrece mayor intimidad, 
  • promueve la autonomía del mayor y le proporciona mayor libertad,
  • garantiza un mayor equilibrio emocional que se traduce en un mejor estado de salud.

Todas las dudas que se puedan plantear a la hora de determinar la idoneidad del cuidado de personas mayores en su hogar no deben de ser motivos de preocupación; ya que debido a los importantes avances en el  ámbito de los cuidados domiciliarios a través de agencias de asistencia a domicilio, como los que nos dedicamos profesionalmente al sector del cuidado en el hogar, hemos evolucionado de manera sorprendente para adaptarnos a las circunstancias personales y económicas de cada familia.

Servicios de ayuda a domicilio

Contar con el apoyo de un cuidador o cuidadora en casa ya no es una alternativa reservada a los más privilegiados, y podemos dar fe de ello con los servicios que ofrecemos, totalmente personalizados a cada usuario y familia. ¿Cómo?:

  • Dando diversas alternativas de contratación dependiendo del tipo de asistencia requerida.
  • Adaptando horarios y personal dependiendo del tiempo que necesiten.
  • Ofreciendo un trato cercano, directo y profesional entre En Cada Vida, el cuidador y la familia; garantizando la máxima transparencia.
  • Por supuesto, facilitando todos los trámites y gestiones de una contratación 100% ajustada a la ley.
  • Y, lo más importante y por lo que nos diferenciamos En Cada Vida del resto de agencias, garantizando un proceso de selección exhaustivo de cuidadores y cuidadoras para ofrecer siempre un servicio de máxima calidad.

Creemos que envejecer en casa es la opción más segura; como hemos visto en los peores momentos de la pandemia de la COVID-19. Los cuidados en el ámbito de la asistencia a domicilio permitieron a muchas personas en situación de vulnerabilidad, por edad o condición, mantenerse al margen del contagio de una forma mucho más saludable y llevadera. La compañía, la empatía y el optimismo también fueron aspectos claves en la asistencia a domicilio durante esos meses tan complicados. Todo ese esfuerzo es algo que ni los mayores ni la sociedad han olvidado.

Es comprensible que las personas mayores prefieran conservar sus rutinas, vivir en un entorno conocido y mantenerse más cerca de los suyos, sin perder la autonomía pero con todas las garantías de seguridad. Por ello, ofrecemos todas las facilidades para garantizar la tranquilidad y el bienestar de tus familiares del modo que ellos han elegido.

El valor humano y la empatía vocacional

La ayuda a domicilio es una actividad imprescindible para la tranquilidad de muchas familias cuando se les presenta la situación de cuidar a un mayor o dependiente. Sin embargo, sigue siendo una actividad muy poco valorada, que por extensión infravalora también a la persona que lo desarrolla. Aunque no por ello deja de ser un trabajo con importantes implicaciones en el ámbito personal.

Cuidar a un mayor o dependiente conlleva no sólo las responsabilidades de las tareas de higiene personal, alimentación o acompañamiento, sino una alta implicación emocional al ver el deterioro cognitivo y/o físico cada vez mayor de la persona cuidada.

Ser cuidador a domicilio es “estar hecho de otra pasta”, y requiere tener un valor humano y una empatía vocacional hacia el dependiente. 

“Cuidar no es un trabajo cualquiera,
es un trabajo que hace del mundo un lugar mejor” 

Es muy importante que el cuidador tenga la especial sensibilidad que implica el cuidado a personas en especial situación de desprotección y la comprensión del delicado estado emocional del seno familiar. Por lo que es de un gran valor el vínculo que se genera entre el cuidador y el mayor. Necesitamos que la sociedad comience a reconocer la labor de las cuidadoras y los cuidadores. Su labor es de gran importancia para que la sociedad siga funcionando y las familias no se paralicen cuando llega una enfermedad  o dependencia.

Creemos que las buenas cuidadoras son un bien muy preciado y les pedimos que sean profesionales. Al igual que también consideramos requisitos obligatorios de nuestros cuidadores y cuidadoras para una buena práctica del cuidado en la ayuda domiciliaria:

  • Atención de sus obligaciones laborales, con responsabilidad.
  • Respetar el derecho a la intimidad y confidencialidad del entorno del mayor y su núcleo familiar.
  • Mantener una relación de convivencia con el mayor o dependiente basada en el respeto y la dignidad.
  • Asegurar que cualquier tipo de cambio en la situación laboral será comunicada a la familia y a la empresa, con el objetivo de no afectar en la calidad a la atención diaria y a su vez no alterar la normalidad de la vida familiar asegurando la no interrupción del servicio.
  • Cuidar su imagen e higiene personal para favorecer un entorno de trabajo agradable entre el profesional cuidador, el usuario dependiente y la familia.

Más info: encadavida.es

Manifiesto Cuídemi
Principio nº 4 del Manifiesto Cuídemi

Encuentra el centro asistencial o ayuda a domicilio más cercana a tu ubicación:

Servicios de ayuda a domicilio
Residencias de ancianos

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros