El futuro es de los mayores: entrevista a Juan Carlos Alcaide, experto en Silver Economy

Publicado en Tercera edad, Entretenimiento, Tecnología el 17 septiembre, 2020

Juan Carlos Alcaide es un consultor de referencia especializado en la llamada economía plateada. Además de sociólogo, escritor y conferenciante, dirige The Silver Economy Company y es el autor de Silver Economy. Mayores de 65 años: el nuevo target, publicado por LID Editorial. 

Un libro que expone, tras varios años de estudio, una amplia visión sobre la Silver Economy, con la mirada puesta sobre nuestros mayores desde enfoques variados que van desde el marketing al envejecimiento activo y la salud, desde el turismo y el ocio hasta el antiaging, desde los hogares y residencias hasta la tecnología

Nos adentramos en una profunda visión sobre esta generación senior que abre un extenso abanico de términos y oportunidades: silverización, madurescencia, viejenial, antiaging y a los que les define su experiencia, valentía y sabiduría. ¡El futuro es de ellos, el futuro es de vosotros! Nos lo cuenta Alcaide en esta entrevista.

El futuro está en manos de la gente con pasado. ¿Qué es exactamente la Silver Economy?

La demografía nos pone delante el reto y la oportunidad, pero también la obligación de reinventar la sociedad, la economía y los mercados. Podemos definir esta nueva economía como la actividad específica orientada a atender las necesidades y motivaciones de las personas mayores, las necesidades de sus familias como consecuencia de cuidar de los mayores y la transformación de la oferta de las empresas para adaptarse al cambio demográfico, innovando y aprendiendo del nuevo contexto.

Se abren numerosas iniciativas enfocadas a mejorar la calidad de vida de los mayores, para que vivan más, mejor y en total plenitud. ¿Hemos pisado el acelerador, a raíz de la situación actual, para incentivar y poner en funcionamiento iniciativas en beneficio de este sector poblacional con una esperanza de vida entre las más elevadas de Europa?

Más que pisar el acelerador, se ha puesto en el centro del debate una parte de la silver economy, no por ello menos importante, desde luego: el sector de los cuidados y la dependencia. Hay iniciativas de cierta renovación, por ejemplo en el área geriátrica y de residencias, en el área tecnológica y de cuidados, pero de hecho quizá suponga un freno para todo lo que no sea la urgencia de salvar vidas en las residencias y haya un foco total en este aspecto en el corto y medio plazo.

¿Estamos ante un tiempo de cambios o un cambio en los tiempos? 

Estamos en un cambio de tiempos, debido a la confluencia de tres aspectos clave: la digitalización y robótica, el envejecimiento poblacional y la pandemia. Los tres confluyen en una intersección que yo denomino “coronareset” y que tiene que ver con una revisión integral del modelo de sociedad: pensiones y cuidados; del modelo de familia: decrece la natalidad ante la crisis económica; del modelo de economía: desempleo, intervención pública, proteccionismo en cada país. Específicamente, la gente mayor estará en el epicentro de nuestras vidas por razones sociales y económicas.

Los mayores van a ser el gran motor de la economía. ¿Qué buscan estos consumidores longevos y cómo perciben esta adaptación del mercado y humanización de los productos en beneficio de sus necesidades?

Calidad, calidez y precio justo, como todos. Hay que tener muy presente que los mayores de hoy son muy distintos a los de ayer.

  • Tienen más capacidad de compra. En los últimos años ha mejorado su nivel de renta en comparación con otros grupos. En el año 2060, uno de cada tres europeos tendrá más de 65 años, según varios estudios. 
  • Valoran mucho el precio, en general, y exigen regulaciones oficiales al Gobierno incluso sobre lo que consideran excesivo.
  • Son más modernos y están “más cerca” de otros grupos de la población que hace años: en gustos, en hábitos, en planes de ocio…
  • No asocian su edad con estar en la antesala de la muerte. La edad anciana no la ven como algo negativo, sino como una etapa de oportunidad para hacer lo que no han podido hacer durante el resto de su vida.
  • La soledad es lo que más preocupa a la mayoría de las personas mayores.
  • La salud se convierte en una preocupación, aunque llegamos a ser mayores más sanos.

En este sentido, quiero destacar tres vías en las que las empresas pueden trabajar para atender a las personas más mayores:

1. El compromiso con la mejora de la usabilidad y el confort de los productos de consumo por parte del público anciano.

2. El desarrollo de nuevos canales de interactividad con los mayores. Como ejemplo, este colectivo se ha adaptado casi por completo a la tecnología móvil. Por ello, los modelos de comunicación relacional digitales específicos para mayores son totalmente viables.

3. La adopción de modelos de atención al mayor que contemplen sus características físicas y psicológicas. Los modelos derivan hacia la salud preventiva y curativa. Modelos que mejoran la salud y la calidad de vida de los mayores, desde las empresas de seguros a las inmobiliarias.

Las empresas privadas, aun buscando la rentabilidad, pueden hacer la vida más cómoda a los mayores vendiendo felicidad. En este sentido, el senior marketing está en clara sintonía con el de los servicios. El sector servicios es el que más y antes tiene que ganar con la atención segmentada, especializada o concentrada en mayores. Crecerán los servicios asistenciales, de todo tipo, generando una amplia gama, diversificada y cada día más tecnificada (televigilancia en línea, domótica sencilla, etc.) en cooperación con los servicios sociales públicos de toda índole.

No obstante, debemos ser cuidadosos con nuestros mensajes, ya que producirá rechazo aquel que trate como viejo o desvalido al mayor, quien pensará que no va con él. 

Silver economy o economía plateada

¿Cómo debe participar un usuario en el proceso de diseño de estos servicios o productos silverizados? ¿De qué manera contribuirán a derribar esa brecha digital generacional a la que todavía se enfrenta un gran porcentaje de la población mayor de 65 años? 

Las empresas deben hacer estudios de mercado no “de” los mayores sino “con” los mayores, haciéndoles partícipes de la investigación de productos y servicios orientados a ellos. Es muy importante porque muchas marcas, empresas y tecnologías han fracasado al orientar el producto en modo aristocrático: “Para ellos, pero sin ellos”.

Por otra parte, habría una brecha digital en torno a los setenta y tres o setenta y cinco años. Por debajo de esa edad, hay un uso bastante generalizado de whatsapp, teléfono móvil, consumo de información digital. De hecho, herramientas como la tablet han “entrado en el mercado” en gran medida por el tirón de consumo senior que “consumen y demandan” mucha información digital: prensa y blogs, información digital de todo tipo.

En tu libro hablas de no asociar la idea de “hacerse mayor” a una cuestión de supervivencia, sino a un objetivo aspiracional: todos queremos una vida larga, digna y de calidad. En este sentido, ¿cómo se educa a la sociedad para positivizar el envejecimiento y que entiendan la jubilación como una etapa de júbilo y retiro en la que aún nos queda mucho por hacer y experimentar?

Muchas veces se asocia ridícula o superficialmente a una simple cuestión terminológica: mayores frente a viejos, longevidad frente a envejecimiento. Y hablamos de viejenials y madurescentes, como si esa positivización fuera suficiente. Hay que combatir el edadismo y la absurda idea de que como es mayor no entiende de tecnología, no asume la modernidad, ni entiende de redes sociales, por ejemplo.

El mayor puede o no entender de tecnología. Puede o no entender de “lo más moderno”; estaba aquí cuando llegaron las “modernidades”, pero además, tiene experiencia, mochila, bagaje. Es un hecho que la publicidad y los medios proyectan una imagen condescendiente, paternalista, dependiente y/o bobalicona de los más mayores. Socialmente es un error, porque es un colectivo amplio, rico en cultura (nos trajeron hasta aquí) y con una visión moderna de la vida. Las “modernidades” que no entienden son la versión x.0 de las “modernidades” que ellos trajeron.

Silver Economy, por Juan Carlos Alcaide

Cerramos la entrevista con una de las citas de Alcaide en su libro que conviene recordar: «es importante no solo añadir años a la vida, sin también vida a los años». Y con nuestro primer principio del Manifiesto Cuídemi. «La mejor edad es la que tenemos ahora». 

Libro: Silver Economy. Mayores de 65 años: el nuevo target

 

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros