Síguenos en:

Manualidades para personas mayores en residencias

Publicado en Centros de mayores, Residencia de mayores, Entretenimiento el 11 mayo, 2021

Las manualidades para personas mayores en residencias forman parte del programa de actividades para el envejecimiento activo que desarrollan los centros de la tercera edad durante todo el año.

Existen muchos tipos de manualidades que podemos desarrollar para disfrutar de un tiempo agradable con los mayores. Sin duda, son un perfecto pasatiempos que les reporta numerosos beneficios, como veremos a continuación, ya que se ha demostrado que la realización de tareas manuales y placenteras influye en su autoestima y calidad de vida.

Hay que tener en cuenta que no todas las personas tenemos las mismas destrezas manuales ni la misma paciencia, por ello estos ejercicios están diseñados y personalizados pensando en las dificultades que puedan tener los mayores.

A menudo son los propios residentes los que se implican y solicitan a los animadores socioculturales realizar determinadas actividades con las que llenar su tiempo de ocio, de acuerdo a sus gustos, habilidades y conocimientos, y a muchos les trae muy buenos recuerdos de su profesión o hobbies del pasado.

Manualidades para personas mayores en residencias: beneficios

Manualidades para personas mayores en residencias

Las manualidades van más allá del puro entretenimiento en la vida de las personas mayores. El simple hecho de cortar, pegar, enhebrar, amasar, modelar… beneficia a los músculos del cuerpo y se traduce en mejor bienestar para el adulto mayor.

Entre los beneficios que aportan a los mayores podemos destacar los siguientes:

  • Fomentan las relaciones sociales y la participación en grupo
  • Estimulan la autoestima
  • Mejoran la estimulación cognitiva y la psicomotricidad
  • Ayudan a mantener activo el cerebro y estimula la imaginación
  • Ponen en práctica la concentración y mejoran su atención
  • Evitan la soledad y el aburrimiento
  • Activan las capacidades creativas
  • Evitan el estrés y aportan tranquilidad
  • Previenen o reducen enfermedades como la artrosis
  • Son beneficiosas para la vista, ya que precisan fijarse en detalles
  • Disfrutan de un trabajo manual como un buen pasatiempos
  • Demuestran afán de superación

Manualidades para personas mayores en residencias: actividades para mantenerse activos

La creación de objetos manuales mejora el físico de los mayores, ya que al ser actividades que tiene que realizar con las manos les ayuda a fortalecer sus movimientos y agilidad, evitando que pierdan fuerza y elasticidad con el paso de los años. 

La persona encargada de programar manualidades para los mayores que residen en residencias es el animador sociocultural. Esta figura profesional tiene que pensar en la diversidad de los residentes y tener en cuenta algunos factores como la artrosis, la visión, la memoria que pueden condicionar y dificultar la ejecución de este ejercicio manual. 

Por ello, los residentes realizan aquellas actividades con las que se sienten más cómodos y seguros, que les hacen pasar un buen rato, estar bien consigo mismos y sentirse orgullosos del trabajo realizado.

Compartimos algunos ejercicios de manualidades sencillos e indicados para cualquier edad, que no requieren de mucho material ni presentan gran dificultad, solo requieren de creatividad, paciencia e ingenio de los participantes. La inspiración está al alcance de todos, y las personas mayores se animan a todo.

    • ¡A pintar!
      Ponerse a dibujar y a colorear aporta mucha tranquilidad a los mayores y es una actividad entretenida que tiene muchos beneficios para la salud y ayuda a comunicar emociones. Con la pintura se estimulan ambos hemisferios del cerebro. Existen desde libros de mandalas a plantillas con figuras y objetos para colorear ,que incluso pueden servirnos para decorar y dar color a la habitación del centro.
    • Muñecos de felpa o de goma eva
      La goma eva es uno de los mejores materiales con los que trabajar gracias a su versatilidad y ligereza. Se puede combinar con otros materiales como telas, papel o cartulina y amplía sus posibilidades. Nos permite realizar desde muñecos y animales a marionetas, letras y formas, flores, posavasos, adornos para fiestas, coronas y máscaras y mucho más. Un bonito recuerdo para regalar a los nietos, hijos o amigos que nos visiten.
    • Origami o papiroflexia
      Esta técnica procedente de Japón que consiste en doblar papel estimula la imaginación, coordinación y concentración de los mayores, además de ser un ejercicio muy relajante. Solo se necesitarán papeles de colores y unas tijeras para dar rienda suelta a la creatividad y seguro que el resultado será sorprendente.

  • Costura a punto y ganchillo
    La costura siempre ha sido una actividad muy común ligada a nuestras madres y abuelas, y todos hemos visto a algún familiar disfrutar de esta actividad, incluso a algunos nos han enseñado esta práctica y hemos vestido sus propias creaciones. Coser es relajante y tiene beneficios psicológicos y físicos, ya que además de ejercitar la movilidad de las manos y brazos nos mantiene concentrados y atentos, trabajando mucho la parte de la memoria y disminuyendo el riesgo de deterioro cognitivo.
  • Modelar con plastilina o arcilla
    ¡Manos a la obra! De vez en cuando también hay que mancharse las manos. Un material económico, que no es peligroso y que ayudará a los mayores a mejorar la destreza manual, la agilidad de las manos y el sentido del tacto. Con imaginación y dotes creativos pueden salir grandes resultados.
  • Material reciclables
    Todos hemos aprovechado el material que tenemos en nuestras casas para darles una segunda vida. Sin duda, un recurso muy económico al que solo hará falta encontrar lo que tengamos por casa o en la residencia y ya no vayamos a usar, por ejemplo telas, botellas, cartones de huevos, de leche, periódicos… Seguro que tenemos como resultado un nuevo elemento decorativo y damos un segundo uso a ese objeto.

Las personas mayores que ya disfrutan de estas actividades en los centros de la tercera edad nos cuentan que les sirven para desconectar, estar activos, aprender nuevas habilidades y pasar un rato agradable con otros compañeros del centro.

Sin duda, hay muchas ideas que nos pueden servir de inspiración para trabajar la parte manual y potenciar nuestro lado creativo; solo depende de la imaginación de cada uno. Hay quienes se atreven a hacer pan casero, a plantar semillas, a hacer un retrato, a hacer collares… ¡La creatividad no tiene edad ni límites! 

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros