Síguenos en:

Maximiliana, un dispositivo móvil diseñado para hacer mejor la vida de las personas mayores

Publicado en Tecnología el 25 enero, 2021

Cuando Jorge Terreu, zaragozano de 22 años, decide participar en el proyecto Erasmus en Lyon (Francia) para continuar sus estudios de Ingeniería informática, nunca pensó que echaría tanto de menos a su familia y especialmente a su abuela. De esta nostalgia y necesidad de comunicación nace Maximiliana, un proyecto personal y profesional muy especial pensado para la tercera edad y que está teniendo muy buena acogida en nuestro país.

Maximiliana, antes que un proyecto tecnológico de una empresa española joven e innovadora, es el nombre de la abuela de Jorge, de 88 años, muy contenta con la repercusión de este dispositivo móvil que ha arrancado su nieto y fundador del proyecto, cuyo objetivo es ayudar a muchas familias a estar más en contacto con sus seres queridos de mayor edad.

Con funcionalidades similares a las de un smartphone moderno, este dispositivo móvil de uso muy sencillo e intuitivo está totalmente adaptado a personas mayores o con dificultades tecnológicas.

En marzo de 2020, este proyecto alcanzó una versión estable y realizó una donación de cinco teléfonos al Hospital Clínico de Zaragoza para los primeros pacientes mayores de COVID-19. A partir de ahí empezaron a llegar los primeros clientes, meses más tarde un inversor apostó por la tecnología e instalaron su oficina física en Zaragoza.

Hoy día, Maximiliana es ya una realidad presente en la vida de muchas familias españolas. Preguntamos a su creador por el desarrollo, proyección y éxito del proyecto. 

Entrevista a Jorge Terreu

Jorge Terreu, creador de MaximilianaDe este vínculo tan fuerte con tu abuela Maximiliana nace un proyecto profesional del mismo nombre que ya ha cambiado la vida de muchas personas mayores y sus familiares. ¿Qué diferencia a Maximiliana y cómo está siendo la acogida del dispositivo móvil por parte de la gente mayor?

Desde mi punto de vista, la apuesta del mercado orientada a ofrecer productos o servicios para la tercera edad va enfocada a una persona mayor que no sabe usar la tecnología. Para ello, se restringe la parte tecnológica y se aportan móviles que solo puedan llamar o que incorporan teclas más grandes. En cambio, lo que diferencia a Maximiliana es precisamente lo contrario: si una persona no conoce la tecnología, implantamos más herramientas tecnológicas para diseñar un teléfono autónomo que funcione sin necesidad de que la persona usuaria lo entienda. Ese es el enfoque diferencial de Maximiliana y su acogida está siendo espectacular.

La característica fundamental de este dispositivo son las videollamadas, entre otras. Actualmente las tenemos muy normalizadas, pero para alguien que no está familiarizado con ellas, el poder ver a su nieto o familiar a tiempo real les impresiona muchísimo. Incluso para los que son más reticentes a su uso, una vez que lo han probado, les gusta y lo ven como un juguete. 

La premisa del proyecto era desarrollar un dispositivo sin instrucciones y muy fácil de usar. Sencillez, practicidad, innovación social… ¿podrían ser los ingredientes del éxito de Maximiliana?

El éxito está siendo conseguir que una persona mayor no tenga que entender absolutamente nada. En muchos casos hay que enseñarles a manejar un dispositivo, recordar su funcionamiento… pero con Maximiliana no tienen que tocar nada. Todo es más fácil.

Otro ingrediente importante es que tenemos dos vías de mejora de nuestro producto: una, que supone el 15% de importancia, es lo que nosotros creemos que hay que implementar; otra, el 85%, es lo que nos transmiten los usuarios, lo que ellos demandan y quieren que sea este producto. Escuchar a los clientes es algo esencial.

En este vídeo puedes ver rápidamente de qué es capaz Maximiliana. Dale al PLAY.

¿Qué nuevas funcionalidades podremos ver próximamente en este dispositivo o cuáles demandan sus usuarios? 

Los usuarios demandan, por ejemplo, poder conectarse a misa de forma online. Nos lo han pedido varios clientes y lo estamos empezando a desarrollar, sobre todo ahora que hay más limitaciones y riesgo de contagios entre la población mayor y en lugares públicos.

También estamos trabajando con sistemas de inteligencia artificial para detectar situaciones de riesgo de manera totalmente reactiva, es decir, la persona mayor no tiene que avisar, sino que si el teléfono detecta una caída o llamada de auxilio se notifica el aviso de emergencia. Estas dos nuevas funcionalidades son las que sacaremos más pronto.

¿Has pensado en extender estos servicios a residencias de mayores o a servicios de ayuda a domicilio?

Por supuesto. De hecho, actualmente nos estamos centrando en habilitar un panel de control para aquellas residencias que deseen implantar diferentes dispositivos Maximiliana en sus centros. Está destinado tanto para residencias de ancianos, hospitales, centros de día… que podrán beneficiarse de este producto con pacientes o usuarios mayores que tengan dificultad con la tecnología.

Muchas personas mayores están sufriendo un doble confinamiento: por un lado, vivir solos y no poder hacer vida normal como antes y, por otro, no poder conectarse con sus familiares, amigos… ¿Por qué crees que Maximiliana contribuye a un envejecimiento activo y a una mayor inclusión social de los mayores?

La respuesta es clara. Es muy fácil ver cómo en una comida o encuentro familiar hay una brecha tecnológica muy grande entre generaciones. Todos tenemos una vida real, cuando vemos a nuestra gente, nos damos un abrazo, saludamos a un vecino, etc., pero también otra virtual con perfiles en diferentes redes y hábitos de consumo determinados. Cada vez la vida virtual es más importante.

Si a una persona mayor le privas de este canal digital en el que está su gente, y más en este período de restricciones y confinamientos, es normal que cada vez se sienta más aislada o sola. Romper esa barrera es posible con Maximiliana. Además, tiene beneficios muy positivos para los mayores, que pueden estar conectados con sus hijos y nietos; y en personas que tienen alguna dolencia se ha demostrado que llegan a experimentar una mejora considerable por el hecho de estar comunicados y acompañados por sus familiares. Nos parece algo maravilloso y nos da muchísima energía para seguir trabajando.

¿Va a estar disponible en más lenguas oficiales dentro del territorio español o en otros mercados internacionales?

Nos han llegado ya varias peticiones de otros países, tanto para comprar como para expandir Maximiliana, pero actualmente queremos crecer en España para poder hacerlo bien fuera. Además, la tecnología que utilizamos se puede usar en todo el mundo y sería únicamente configurar el idioma, por tanto es asequible para su distribución a otros mercados.

¿Te gustaría seguir trabajando en más proyectos relacionados con la tercera edad o que puedan contribuir a la mejora en la atención a los mayores?

Sí, me gustaría seguir trabajando en este sector. Creo que todo el trabajo y energía que inviertes en hacerlo mejorar y progresar tienen un impacto muy directo y positivo en la vida de mucha gente; y, en este caso, no solo en el sector más vulnerable, el de las personas mayores, sino también en personas dependientes y con enfermedades como pueden ser tetraplejias, esclerosis, etc. Por tanto, toda la innovación o ideas que podamos desarrollar en beneficio de este colectivo las vamos a seguir poniendo en marcha, bien para añadir nuevas características a Maximiliana o para diseñar nuevos dispositivos. Es un sector muy bonito y nos sentimos privilegiados de poder echar una mano.

Hemos pensado en implantar Maximiliana, además de en teléfonos móviles, en tablets para facilitar así su uso en casa. Por ahora estas son las novedades, convencidos de que se irán uniendo muchas otras próximamente.

Videollamadas con Maximiliana

Más información:
maximiliana.es
instagram.com/maximiliana.es
linkedin.com/company/maximiliana

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros