Neurovida: la evolución del modelo de Centro de Día

Publicado en Servicios asistenciales el 15 octubre, 2020

Neurovida se sitúa como un nuevo referente en la atención a personas con daño cerebral adquirido o enfermedades neurodegenerativas y aporta un novedoso recurso adaptado a la nueva realidad social de estas personas, que incluye espacios innovadores y técnicas de intervención actuales para trabajar con el participante y su familia.

Hablamos con Miriam Carretero, Responsable del Multiespacio de Terapia y Convivencia Neurovida de Paseo de la Habana, para conocer de primera mano su visión y experiencia al frente de este novedoso Centro de Día que cuenta con tres sedes en Madrid.

¿Cuál es el valor diferencial de los centros de día y a qué crees que se debe el auge de estos servicios? ¿Para qué tipos de casos está especialmente indicado el centro de día? 

Desde el inicio del proyecto Neurovida hemos apostado por la transformación del modelo de Centro de Día, ya que al igual que apoyamos y somos partícipes de los beneficios de un recurso de estancia diurna creemos que el concepto de Centro de Día lleva unas connotaciones asociadas que no se corresponden con la realidad de lo que hacemos.

El valor diferencial de estos servicios con respecto a otros recursos asistenciales se basa en apostar por el mantenimiento de la independencia de la persona en su núcleo sociofamiliar una vez termina las terapias. Son personas que viven en su hogar, mantienen sus actividades socioculturales, participan en su entorno social y de una u otra manera siguen tomando decisiones en su día a día. Incluso trabajamos con personas que mantienen su vida laboral una vez finalizan su rehabilitación con nosotros.

Los casos para los que están indicados son múltiples: personas que han sufrido un daño cerebral adquirido que asisten solo a sesiones de neurorrehabilitación; personas diagnosticadas de una enfermedad neurodegenerativa que asisten a un programa de estimulación específico; personas con deterioro cognitivo muy leve que vienen para prevenir un mayor avance del deterioro. etc.

¿Hay falta de información o desconocimiento sobre las ventajas que ofrecen los centros de día en la atención de nuestros mayores?

En mi opinión, más que desconocimiento existe una mala información o una idea preconcebida errónea de lo que son los centros de día. Pienso que gran responsabilidad es por la falta de evolución del concepto en sí. Si lo analizas, las palabras ‘centro’ y ‘día’ por sí solas no aportan mucha información de lo que se realiza en estos espacios; pero si las unes la información que te aporta es de ocio, entretenimiento de mayores, manualidades… Pero no es así. La información que debería tener la sociedad es que son espacios donde las personas asisten a recibir tratamientos personalizados a su patología (si es que la tienen) o simplemente a prevenir un deterioro de su estado.   

En Neurovida trabaja un amplio equipo formado por neuropsicólogos, fisioterapeutas, logopedas, terapeutas ocupacionales, musicoterapeutas, auxiliares de enfermería, trabajadora social, dinamizador social, etc. Todos ellos formados y con gran experiencia en el área de neurorrehabilitación. Nuestro trabajo no es entretener; es rehabilitar o habilitar de nuevas capacidades a personas que por un motivo u otro presentan limitaciones en su día a día.

Neurovida, Centros de Día

¿Cuáles crees que son los principales retos y oportunidades en el sector asistencial en nuestro país y por qué es necesario replantearse el modelo tradicional?

Hay que replantearse el modelo tradicional básicamente porque la sociedad ha cambiado. Y, con ello, nuestra manera de ver y entender la vida. Hay nuevos modelos de familias, nuevos parámetros de entender la vida social y familiar, nuevos modelos de trabajo, de educación, de asistencia sanitaria… Y un largo etcétera. Cada día compartimos menos el concepto de ‘cuidar porque sí’ y afortunadamente entendemos la importancia de la identidad de las personas y su autonomía independientemente de la edad que tenga o la patología que sufra.

El principal reto al que nos enfrentamos es cambiar el paradigma en el que nos encontramos y evolucionar hacia un modelo de atención realmente centrado en la persona y todo lo que ello conlleva: centrado en sus motivaciones, objetivos, gustos, actitudes, habilidades, núcleo social y familiar… Es decir, garantizar el respeto y trato digno dentro de su propia identidad personal. Pero lo importante es entender este modelo como unos principios y valores de nuestra vida, no solo como marco de referencia en los trabajos del sector asistencial.

Para ello, hay que asimilar que para aprender primero hay que desaprender todo lo anterior. Desestructurar lo hasta ahora aplicado para estructurar lo que queremos aplicar. Y también es importante quitarse los mitos y estereotipos asociados para dotar de la importancia que tienen a este tipo de centros: las personas jóvenes SÍ pueden sufrir deterioro cognitivo, los ictus NO son problemas de personas mayores, el envejecimiento NO siempre está ligado a una demencia, todas las demencias NO son Alzheimer ni todas las personas con un diagnóstico son frágiles y vulnerables (entre muchos otros).

Existe un gran potencial en desarrollo dentro del sector asistencial. La aparición de enfermedades neurodegenerativas cada vez en edades más tempranas; el aumento alarmante de casos de accidentes cerebrovasculares; los problemas asociados al estrés y ansiedad por la manera en la que vivimos o el aumento de la esperanza de vida hace que tengamos una gran oportunidad para crecer y reivindicar la importancia de lo que hacemos y, mucho más importante, de cómo lo queremos hacer.

Neurovida, Centros de Día

¿Hacia dónde debe avanzar el modelo asistencial tras el Covid-19 y qué mejoras deberían plantearse en el corto y medio plazo? 

Es cierto que en la práctica clínica hemos observado que ha aumentado considerablemente la demanda de rehabilitación de sesiones individuales en lugar de la participación en un grupo de terapia. Trabajamos con personas que, por un motivo u otro, son de riesgo y el miedo al contagio es real y totalmente comprensible.

En mi opinión, a día de hoy aún falta mucha información de cómo afecta esta situación de aislamiento o confinamiento a personas que sufren un deterioro cognitivo o incluso cómo afecta haber tenido el virus a personas con lesiones cerebrales previas o como consecuencia de un problema vascular asociado al Covid-19. En muchas ocasiones nos encontramos con la duda de si una evolución más rápida de lo habitual en una persona con deterioro cognitivo es una secuela de la infección, es producido por un largo aislamiento u hospitalización o es una combinación de los dos factores.

También nos encontramos con situaciones en las que la familia o la persona decide asumir el riesgo de salir de su casa y venir a terapia antes de ver cómo la inactividad le está repercutiendo de manera negativa en sus capacidades.

Considero que la flexibilidad y dinamismo personal y profesional es un punto fuerte en recursos como Neurovida en esta nueva etapa. Hay que ofrecer y disponer de todas las opciones posibles para hacer llegar la terapia a personas que lo necesitan, siempre contando con todas las medidas de prevención; pero el miedo a un posible contagio no debe ser un condicionante para no recibir una atención profesional en personas que lo necesitan.

 

Localiza tu centro Neurovida más cercano en Madrid:
Neurovida Hermosilla
Neurovida Paseo de la Habana
Neurovida Avenidas

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros