Síguenos en:

Protocolo de ingreso en residencias de mayores

Publicado en Residencia de mayores el 5 mayo, 2021

El protocolo de ingreso en residencias de mayores hace referencia a un conjunto de actuaciones dirigidas a recibir, acompañar y acoger de la mejor manera posible y organizada a la persona mayor, así como a sus familiares, tutor o referente legal, en un determinado centro que a partir de ese momento se va a convertir en su nuevo hogar.

Este protocolo engloba una serie de dinámicas, conocimientos y documentación que se deben tener en cuenta en la primera toma de contacto con la persona que va a ingresar en un centro de atención a mayores, más allá de analizar la situación real, física y psicológica, y las necesidades por las que ha solicitado su ingreso, y que se mantienen durante la evolución y estancia del residente.

Cambiar de residencia o dejar el hogar en el que han vivido casi toda la vida es un paso muy importante en la vida de todas las personas, por ello es necesario que reciban la atención, el cariño, el acompañamiento y el trato que se merecen para abordar esta etapa nueva y vivirla con la mejor calidad y felicidad.

Protocolo de ingreso en residencias de mayores: primeros pasos

Protocolo de ingreso en residencias de mayores

Este protocolo de ingreso que hemos mencionado tiene como objetivo una mejora continua en cuanto al desarrollo de nuevos sistemas de atención, gestión y coordinación que ayuden a responder a las demandas y necesidades de los nuevos usuarios.

De la misma manera, los centros aspiran a mantener así la excelencia en cuanto a la calidad de los cuidados asistenciales que prestan a los mayores y en cómo gestionar todos los servicios y recursos que son los que condicionan la calidad percibida por el usuario.

1. Recibimiento y acogida en el centro

  • Recibimiento inicial por parte de la persona referente
    El trabajador social es la figura clave y mediador entre la persona mayor y/o el familiar y el centro.
  • Acogida e introducción del equipo profesional
    El equipo profesional que se encarga de cuidar y atender al usuario debe estar presente en el momento de recibir a la persona mayor.
  • Cuando la persona mayor ingresa en un centro, la residencia debe facilitar desde el primer momento la entrega de un manual de buenas prácticas en el que se detallan los derechos y deberes de la persona usuaria.

2. Entrevista con el/la trabajador/a o asistente social

  • Primera toma de contacto
    La persona que ingresa por primera vez en un centro tiene asignado un profesional cualificado que va a ser su máximo referente y apoyo durante su estancia en el centro.
  • Completar la información y recoger la documentación de la persona mayor. La persona que ingresa en el nuevo centro debe firmar su consentimiento -o del tutor legal que lo acompaña- con las cláusulas del contrato de incorporación.
  • Es imprescindible recabar el historial médico y el motivo del ingreso en el centro. Conocer las necesidades individuales de cada persona que se convierte en un nuevo usuario del centro y estudiar su evolución de forma permanente permitirá a los profesionales adecuar los cuidados y la atención ofrecida.
  • Una vez que la persona mayor ingresa en el centro, es necesario hacer un inventario de las pertenencias con las que va a acceder al mismo (ya sean enseres personales, ropa, mobiliario o recuerdos de valor emocional).
  • Conocer a los responsables de los servicios asistenciales
    Estar en contacto permanente con los profesionales que cada día cuidan y velan por los derechos e intereses de la persona mayor es la mejor garantía de transparencia y seguridad para los familiares.

3. Visita a las instalaciones del centro

  • Conocer el espacio de uso personal (servicios, habitaciones)
    Aunque la persona mayor y las familias han visitado el centro de forma presencial, es necesario volver a realizar un tour de las instalaciones del centro y de cuál va a ser su zona o estancia habitual.
  • Dar a conocer las instalaciones comunes (patio, recepción, comedor, salas de rehabilitación, biblioteca, cafetería, peluquería, capilla, jardines…)
    Así mismo, se le brinda al usuario/residente una explicación detallada de cómo acceder a los espacios comunes, cuáles son las escaleras o ascensores de acceso, las diferentes formas de llegar a las zonas comunes y los horarios habilitados para su uso.
  • Presentar a los compañeros de habitación o de planta
    La participación de la persona mayor en todo momento es un factor primordial para garantizar su inclusión y fomentar las relaciones interpersonales con otros usuarios con los que, aunque no se compartan los mismos intereses, tienen en común la elección de un centro y todos los momentos y encuentros que van a compartir.

4. Asesoramiento continuado y atención personalizada

  • Establecer un canal de contacto permanente con el familiar o tutor de la persona mayor es clave para mantenerle informado periódicamente de la evolución y avances de su familiar.
  • Contribuir a una adaptación e integración real de la persona mayor al centro desde el primer día
    A través de talleres, actividades de ocio y dinámicas grupales se fomentan las relaciones sociales, que ayudan a mejorar la autoestima y bienestar de los mayores.

Protocolo de ingreso en residencias de mayores: conclusiones

La planificación y organización de cada centro en cuanto a la atención ofrecida a sus usuarios y la forma en la que se gestionan los elementos que condicionan la calidad percibida por los residentes son cada vez más importantes cuando hablamos del protocolo de ingreso a un centro asistencial, siendo la carta de bienvenida que espera la persona mayor y su familia.

No debemos olvidar que la adaptación a una residencia de mayores no es igual para todos y que algunos necesitan mayor tiempo para familiarizarse con este nuevo hogar, el equipo de cuidadores, el cambio de rutinas y visitas… Además del seguimiento personalizado del estado y evolución del residente durante los primeros días de adaptación, se debe intentar que esta primera toma de contacto sea lo más fácil y menos dolorosa posible.

Por tanto, la bienvenida al centro, la adaptación y la empatía con el equipo profesional se deberán amoldar a las características generales y a los tiempos que requiere cada persona.

¿Quieres descargar un ejemplo del modelo de protocolo de ingreso en residencias?

¿Eres el responsable de un centro asistencial?

Crea una cuenta para publicar todos tus datos

Servicios para centros